El hombre

En los tiempos antiguos de los inicios del ser humano en la tierra, en la época en que los animales y las plantas se comunicaban con el hombre y el hombre aun podía hablar con Dios, sucedió que un varón amoroso y bueno miró a su esposa embarazada, y luego observó a las demás mujeres de la aldea amamantando a sus pequeños y mientras iba caminando y mirando todo ese amor, se llenó de indignación y secreta envidía, se pasaba los días enojado mirando el creciente vientre de la feliz mujer con la que vivia y aunque sabía que en ella crecía el fruto de su amor no podía dejar de preguntarse en qué podía ayudar, o qué es lo que tendría mal, porqué Dios no lo había elegido a él, definitivamente el más fuerte de los dos y el más valiente y apto para defender un bebé, ¿porqué su fuerza no servía para llevar una criatura y porqué tenía pechos inservibles para alimentar a sus hijos?.

Y así cuando el milagro de la vida culminó en el alumbramiento de su bebé en la penumbra complice del interior de su cabaña, entre ritos y cantos de las viejas mujeres conocedoras de todos los secretos. El hombre se sintió aún más insultado e inservible, en el colmo de su ira se internó en el bosque y con su arco certero cargado de rabia le disparó al sol, a las aves que volaban en lo alto de las cordilleras a las fieras con dientes capaces de perforar y hacer trizas los huesos y siguió su camino alimentandose de frutos del bosque y agua salvaje de montaña. Clamaba a Dios preguntando ¿qué tiene la mujer? ¿qué es lo que me falta?

Poco a poco su ira se fue calmando y empezó a preocuparse por su mujer y su hijo. Entonces su Dios le habló: le dijo “insensato, ¿acaso crees que me equivoco? cada cosa tiene su lugar y su labor en mi creación, regresa por donde has venido” el hombre se dio cuenta de lo importante que era para su familia, que sin él no sobrevivirían, que debían de estar muy solos y desvalidos sin nadie que velara por ellos, su mujer recien parida no podría salir a cazar, ni siquiera podría ir por agua y las mujeres de la comunidad tenían muchas otras cosas de que ocuparse, sus propias necesidades.

Los más pronto que pudo regresó a su aldea, con hilos de palma tejío una hamaca y la llenó de frutas y de animales buenos para comer, Se acercó a su casa con el corazón palpitante, deseaba abrazar a su esposa y cargar a su hijo, oler su piel y mirarse en sus ojos. Cuando llegó sintió por fin la calma, el amor y la esperanza. Sabía que estaba en su lugar.

Su mujer lo miró con los ojos transparentes de quien ama, tomó el bebé y lo colocó en la hamaca de palma que traía el hombre, “estoy cansada” le dijo y el hombre entendió y salió con su hijo a recibir las felicitaciones de los demás hombres de la aldea, a ocupar su lugar en el consejo en el que sólo los padres ingresaban y caminó desde entonces con la cabeza erguida y siempre que su hijo despertaba lo llevaba en brazos, y cuando dormía se lo ataba con la hamaca y cuando el bebé creció le enseñó a cazar, a nadar y a recolectar las mejores plantas y frutas, a pensar y reflexionar.

Y es así que entendió lo que era ser un padre, y con su bebé atado al cuerpo supo lo que sentía su mujer al estar embarazada, lo que se sentía ser madre, o casi.

“El placer de llevarte Cerquita Mío” es un carnaval de Blogs iniciado por Cerquita Mío, para celebrar la Semana Internacional de la crianza en brazos 2012 y dar a conocer lo maravilloso de llevar pegaditos nuestros hijos siempre cerquita nuestro…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El hombre

  1. Cerquita Mio dijo:

    Me encanto!!! Muchas gracias por participar del carnaval de esta manera tan original. Un cariño grande!

  2. Pingback: El placer de llevarte cerquita mio.. « Mamamusu

  3. Azul Celeste dijo:

    ¡que texto tan bello! inspirador y hermoso, realmente, ojalá muchos papás lo lean 😀

  4. Mamamusu dijo:

    Que precioso! enseguida lo comparto 🙂 si me permites, un saludo muy grande y feliz semana del porteo!

  5. Cecilia dijo:

    Gracias, gracias por leer, comentar y compartir 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s